Como proteger tus muebles de las mascotas

Incluso los sofás de cuero más duros pueden ceder ante los arañazos diarios de las uñas de tus mascotas. Esto puede traer un desgaste muy grande en tus muebles. Sin embargo, las tapas para las uñas, las fundas protectoras e incluso aerosoles ahuyentadores pueden mantener su sofá en perfectas condiciones.

Proteger tus muebles frente arañazos de mascotas

El cuero es una superficie sólida que se mantiene firme contra los cachorros enérgicos y los gatos con garras. Los arañazos aparecerán principalmente porque tus mascotas se acuestan en tu sofá y serán visibles después de unos días. Esto no significa que el mueble se vaya a destrozar completamente. Estos arañazos pueden verse claramente a distancias cortas y aparecerán como líneas o golpes que podrás sentir.

Manteniendo uñas cortas o tapadas

Mantener las uñas de tu mascota cortas evitará mucho daño, especialmente si tu pequeño le coge cariño al sofá. Para los gatos, las tapas de las uñas hacen maravillas. Las tapas se ajustan a la derecha de cada uña de modo que las garras extendidas no dañen sus muebles. También puede optar por recortar las uñas de su gato como lo hace con su perro, pero puede resultarle más complicado debido a su mayor sensibilidad.

Mantener a las mascotas alejadas de los muebles

La mejor solución para proteger sus muebles es mantener a sus animales alejado de los muebles. Es posible educar a sus mascotas de forma que no usen ciertos muebles que preferimos que no toquen. Evitar que su cachorro se suba al sofá es generalmente más fácil que mantenerlo fuera de casa.

Para mantener a tu mascota alejada levántalo y muévelo a algún lugar en el que esté permitido. Coloque papel de aluminio o cinta adhesiva de doble cara en el sofá cuando no esté presente. El ruido y la sensación a menudo harán que tu mascota salte hacia abajo y vaya en busca de superficies más amigables. Asegúrate de tener un perro que no mastique el papel o la cinta adhesiva.

Cubiertas o fundas

Las cubiertas pueden ayudar a evitar que las garras de tu perro y gato lleguen a dañar la superficie. Las fundas son usualmente lavables y se deslizan sobre su sofá por completo o se extienden a través de los cojines y apoyabrazos. La desventaja de las fundas es que no se ven ni se sienten tan bien como su sofá sin ellas, y algunos casos pueden ser difíciles de poner.

Otra alternativa

Mientras que algunos gatos pueden estar contentos acostados en el reposabrazos de su sofá, otros consideran que el cuero es su propio rascador personal. Los aerosoles de olor amargo que la mayoría de los gatos odian son a veces efectivos para combatir el problema. Harán que tu gato sea menos propenso a destrozar las patas y los apoyabrazos de tu sofá y en su lugar enfocarán sus esfuerzos de agarre en el material resistente en el poste rascador.

Buscarles nuevo lugar de descanso

Tanto para gatos como para perros, entrenar con éxito a su mascota para que se mantenga alejado de los muebles requiere ofrecerles una opción que les sea cómoda en el suelo. Las camas para perros y los condominios de gatos son excelentes alternativas para tu mascota. Sin embargo, si vas a obtener uno, asegúrate de invertir en uno que sea lo suficientemente cómodo para que tu mascota realmente desee descansar. Comprar uno barato puede salirte caro porque si no es tan cómodo como el sofá ya sabes cuál será su decisión.

Esa cama debe colocarse cerca de donde normalmente del sofá. Los perros y los gatos generalmente quieren ser parte de la acción. Si coloca los muebles nuevos para mascotas cerca de donde se encuentra la familia en la sala de estar, no sentirán que se los está dejando de lado, y por lo tanto es más probable que elijan ese lugar en lugar de los muebles.