Masilla para madera

La madera es uno de los elementos predominantes en nuestra vida diaria, generalmente forma parte de la decoración de nuestros hogares, bien sea en piezas de grandes proporciones como muebles, mesas, repisas, alacenas o en pequeños detalles del estilo de cuadros, portaretratos, cajitas o simplemente pequeños adornos, pero ¿qué pasa cuando el tiempo hace estragos en nuestra madera creándole imperfecciones?. En este post te enseñaremos a crear una Masilla para Madera para que puedas reparar tus objetos favoritos.

Cuando usar la Masilla para Madera

Una caída, un golpe o simplemente el desgaste del tiempo pueden hacer que se desprendan algunas astillas de la madera, arruinando parcial o completamente su apariencia; La masilla es ideal para estos casos, pues se usa para tapar huecos e imperfecciones en muebles y objetos de este material, es perfecta para el mundo de la restauración, ya que nos permite acabar con esos desperfectos como las grietas, los arañazos, los agujeros, entre otros, deja un acabado impecable y es realmente fácil de preparar y aplicar.

Antes de aplicarla es importante limpiar los muebles de madera cuidadosamente en toda el área para eliminar cualquier suciedad o polvo suelto, poniendo especial atención en los bordes. Para ello puedes utilizar algún cepillo de cerdas plásticas y de dureza intermedia, también debes observar si existe en ella alguna zona grasa, de ser así, aplícale un poco de alcohol, pues esto te permitirá un secado más rápido, asimismo es recomendable retirar los barnices y pinturas para que la masilla se adhiera mejor.

Como preparar la Masilla para la Madera

Ahora bien, para crearla mezcla necesitamos un poco de agua, pega blanca de carpintero y aserrín preferiblemente del color de la madera que vas a restaurar, incluso podemos crearlo nosotros mismos con una tabla de madera y una lijadora. La cantidad de agua y pega que utilices debe ser proporcional al tamaño de la imperfección que deseas reparar.

Luego de tener todos nuestros ingredientes colocamos en un recipiente la cola de carpintero y le añadimos el agua para aligerar, por último agregamos el aserrín y mezclamos bien, debes tener en cuenta que no puede quedar muy líquida ni muy dura pues no es una masa de modelar, tienes que buscar el punto medio para que puedas manipular la masilla para madera fácilmente.

Ahora, con la ayuda de una espátula aplica a la zona afectada, es importante dejar la masilla con un poco de relieve, ya que al secarse se contrae; deja reposar durante al menos 24 horas para que se seque bien y finalmente repásala con una lija fina para obtener una superficie lisa.

Esta es una solución realmente útil en casos de emergencia y como verás es muy fácil de crear.

Restablecer la contraseña