Cuadros vintage

Desde hace algún tiempo, hemos podido notar que lo retro ha regresado a imponerse y junto a él, regresa el estilo Vintage, esta es la forma como denominamos aquellos objetos medianamente antiguos, que no tienen el tiempo suficiente para considerarse antigüedades; es decir aquellos caracterizados por tener un aspecto envejecido. En los últimos años este estilo ha venido evolucionando y adueñándose poco a poco del mundo de la decoración; uno de los elementos decorativos que predominan dentro de este estilo son los Cuadros Vintage, es por eso que te traemos este especial sobre ellos.

Características de los cuadros vintage

Los cuadros siempre han jugado un papel fundamental en la decoración de una casa u oficina. Definen el estilo del lugar y tienen el poder de crear un ambiente grato, especialmente cuando se trata de las paredes de nuestro hogar, la decoración se torna bastante seria, debido a que debe reflejar una parte de ti;

Lo que decidas colgar en ellas reflejará una parte de tu esencia y de las personas que habitan allí, los Cuadros Vintage son ideales para esto, ya que pueden ser inspiradores y transmitir fuertes emociones y sensaciones, además tienen la ventaja de poder integrarse casi a cualquier ambiente, ya sea rústico, clásico, minimalistas, nórdicos entre otros.

Originalmente un cuadro para considerarse vintage debía tener más de tres décadas, pero como hoy en día este estilo se ha puesto tan a la moda se pueden conseguir cuadros totalmente nuevos pero con una estética retro; en ellos predominan los colores pasteles, el blanco, el negro y la gama de marrones; también resaltan los estampados, ya sean floreados o cualquier otro que mantenga el efecto retro y los marcos de madera.

Decoración con cuadros antiguos

Los Cuadros Vintage pueden decorar cualquier parte de la casa, la sala, la cocina o incluso el baño; y puedes colocar tantos como gustes; una de las tendencias que hay actualmente es hacer composiciones con cuadros diferentes, pero que tienen algo en común, ya sea el tamaños o los colores; el hecho de que todos tengan por ejemplo un marco sencillo o la pintura desgastada hará que todos se vean en perfecta armonía.

Este estilo no solo es hermoso y práctico, también resulta ser una opción bastante económica, ya que puedes buscar pequeños tesoros entre tus cosas viejas, como aquellos posters o afiches de cuando eras adolescente, incluso puedes enmarcar tus propias fotografías con efecto sepia y colgarlas; no solo desarrollarás tu creatividad haciendo tus propios Cuadros Vintage sino que te divertirás con una mirada al pasado.

Restablecer la contraseña