Como limpiar un sofá de piel blanco

Nada puede compararse a la apariencia de un sofá de piel blanco. Muestra elegancia en silencio mientras actúa como una pieza de luz importante dentro de su hogar u oficina. Al igual que la ropa de diseño o el buen vino pueden elevar el perfil social, el sofá de cuero de color blanco ayuda a crear una sensación de lujo y grandeza.

Su textura no puede ser replicada por otras telas menores como el terciopelo y la gamuza (que también son más difíciles de limpiar ya que atraen la suciedad y el polvo).

Hoy en día, gracias a la gran variedad de tintes, puedes encontrar modernos sofás de cuero en una variedad de colores para complementar cualquier estilo de decoración, pero el cuero blanco sigue siendo el favorito entre la élite de la clase media y alta. Y es fácil ver por qué. Un sofá blanco y limpio actúa como el telón de fondo perfecto para cualquier evento, siendo fresco y elegante.

Pero también es mucho más difícil ocultar daños o manchas en una superficie blanca, incluso una tan dura como el cuero. Al igual que cualquier otro mobiliario, deben ser atendidos de manera adecuada y constante con el fin de extender su durabilidad.

Cómo se pueden dañar los sofás de piel blanca

Piénselo de esta manera: el cuero reacciona de la misma manera que su piel. Reacciona negativamente a cambios drásticos en la temperatura, por lo que es importante vigilar la temperatura de la habitación y también evitar las siguientes cosas:

Luz solar directa, calor o humedad

La exposición a la luz solar directa o a fuentes de calor comunes, como chimeneas y hornos, puede tener un efecto importante en la apariencia de su sofá de piel especialmente si es de color blanco. Si bien es una tela duradera y versátil, es capaz de agrietarse, desvanecerse y pelarse (muy parecido a la piel seca).

Exceso de agua o humedad

Es imposible evitar derrames accidentales si está organizando una reunión especial. Sin embargo, es importante recordar que si alguna vez derramas algo en tu sofá de cuero blanco, usa un trapo húmero de inmediato. Pero si accidentalmente cae demasiada agua, simplemente límpiela con un paño y déjela secar al aire.

Tratar de acelerar el proceso de secado con un secador u otra fuente de calor solo lo empeorará, ya que está cambiando la estructura química del material. El resultado será un cuero agrietado, o peor, pelado que está comenzando a estirarse y perder su forma original.

Aire seco

Si aceptamos la analogía de la piel, entonces tiene sentido que el aire seco también pueda afectar negativamente a los sofás de cuero. Al igual que el clima seco puede causar la piel seca o agrietada, la ventilación deficiente también puede causar que el cuero liso y flexible se vuelva frágil y comience a pelarse. Para evitar que se agrieten y mantener sus muebles flexibles, use vaselina como humedecedor.

Cómo cuidar los sofás de cuero blancos

Aunque el cuero es una tela elástica, debe tratarse suavemente durante el proceso de limpieza. Si acaba de comprar un sofá y no está seguro de cómo cuidarlo, siempre comience utilizando primero los métodos de limpieza más suaves. De esta manera puede evitar el uso de algo demasiado ácido o duro que pueda causar daños irreparables.

Mantenimiento regular

De manera regular, debe aspirar y limpiar su sofá de cuero con un paño de limpieza húmedo o una toallita desechable suave  para mantenerlo como nuevo. Las toallitas desechables son geniales, porque de esa manera puedes evitar usar demasiada agua durante el proceso de limpieza y arruinar tu sofá. Recuerde que nunca debe restregar (incluso en las manchas), sino solo limpiar suavemente. El restregado puede arrugar la tela y hacer que se combe.

Uso de acondicionadores de cuero

Mientras debe limpiar su sofá de cuero semanal o mensualmente, use acondicionadores de cuero con moderación. Son efectivos para mantener la apariencia de su sofá, pero usar demasiado también puede tener un efecto negativo. Por lo general, deben usarse cada 6-12 meses ya que la mayoría de las fórmulas son muy potentes.

Tener un producto que sea repelente al agua es beneficioso ya que, aunque no hará que tu sofá de cuero sea “resistente al agua”, ayudará a minimizar cualquier daño causado por el agua en el futuro al actuar como un sello protector sobre la superficie de tu sofá.

También es bueno trabajar con una solución que solo tenga una cantidad mínima de amoníaco (o mejor aún, ninguna en absoluto). Esto es importante porque los ingredientes agresivos como el amoníaco pueden blanquear el cuero o causar una decoloración severa. ¡Los productos con un pH neutro lo hacen más fácil ya que es mejor evitar producto químicos agresivos y dañar su propia piel en el proceso de limpieza!

La alternativa es hacer su propia fórmula acondicionadora de cuero con un poco de agua, amoníaco y vinagre. De esta forma usted tiene control total sobre los ingredientes que entran en la solución y puede ver si su sofá se beneficia de una mezcla suave o más fuerte.

Prevenga el crecimiento del moho

Estos son algunos pasos que puede seguir para el mantenimiento regular y como una forma de evitar las manchas, pero ¿qué ocurre si los sofás están dañados por moho y hongos?

El moho y los hongos son causados ​​por exceso de humedad, por lo que como medida preventiva puede invertir en un deshumidificador que le ayudará a rastrear y regular con precisión la temperatura ambiente. Además, trate de no usar fundas de sofá plásticas, ya que podrían ayudar a prevenir derrames en su nuevo sofá blanco, pero también aumentarán las posibilidades de crecimiento de moho y su presencia ya que no hay acción de ventilación. Sin embargo, si su sofá ya ha sido contaminado con moho, puede usar un jabón suave para matar las bacterias.

Ahora que hemos cubierto lo que puede dañar potencialmente sus sofás de cuero blanco y cómo cuidar y prevenir daños y manchas en el futuro, aquí hay un último consejo para alargar su uso: pregunte a su vendedor cómo mantener y cuidar su sofá. Muchas veces, la forma en que cuida su cuero varía según el lugar de origen, por lo que es bueno hacer preguntas de inmediato para saber si está tomando las medidas adecuadas.

Un sofá de cuero blanco puede ser justo lo que necesita para elevar el aspecto de su hogar u oficina y darle una sensación más sofisticada por lo que no tenga miedo por si se mancha más que uno de color oscuro.

En caso de que necesitase ayuda profesional siempre puede contratar un restaurador de muebles que le hará todo el trabajo de forma profesional.

Restablecer la contraseña